Friday, January 24, 2014

¿Nuestros hijos pagan en su infancia nuestras inclinaciones politicas?

Una vez más son los hijos los que estan pagando las inclinaciones politicas de sus padres, o depende del lugar donde nacieron y la historia como se esta desarrollando, segun el articulo anterior en mi blog podemos evidenciar que durante el regimen de Mahmud Ahmadineyad, prohibieron la venta de la Barbie en Iran, por ser una mala influencia a los valores musulmanes, pero a decir verdad estaban detras de la gran popularidad en ventas que tenia la Barbie. Lo que realmente les interesaba era que el dinero producto de petróleo se quedase en Iran y no saliera del pais, por compras de juguetes extrajenros. De la misma manera el Presidente Hugo Chavez Frias lo hizo en Venezuela sacando a la venta un muñeco de si mismo, para reivindicar su revolución bolivariana, en ambos casos se evidencia el claro fracaso en ventas, pero todo se hace para apoyar con el merchandising o en pocas palabras haciendo marketing de sus propias ideas e inclinaciones políticas.  Para perpetuar sus políticas cierran tiendas si estan vendiendo una muñeca que es lider en ventas, asi no promueven el crecimiento sostenido de la economia comercial de un pais en pleno crecimiento.
Yo soy apolítico y no me inclino por hacer ni un solo mal comportamiento encontra de nuestros niños, mucho menos todo lo que se refiera a juegos infantiles y por supuesto en su educación, son nuestra generación de relevo, son el futuro, y ellos tienen el derecho de jugar con los juguetes que a ellos mas les gustan, no importando si son de A o de B creación o de forma de pensar, o inclinación política.
Los hijos deben jugar, disfrutar y tener la libertad de escoger sin que nadie les lave el cerebro desde pequeños, y menos les prohiban jugar con una muñeca por ser de una corriente politica u otra. Dejemos de una vez por todas crecer a los niños sin color politico, proporcionándole una educación universal y excelente, asi cuando ellos sean adultos (18 años), ellos determinen su propio futuro y no sean mas un reflejo de lo que nosotros queremos. Podemos aconsejarles pero nunca forzarles a que hagan lo que a nosotros queremos, ellos sino mas adelante nos lo reclamaran.

Alex Rojas Riva